¿Yo? Una fruta.

Llevo menos de un cuarto de siglo vivido así que probablemente no sé muchas cosas aún, pero me encanta decir lo que tengo en la mente, soy fanática de defender lo indefendible y le tengo pánico a las personas en disfraces de personajes animados que caminan en los centros comerciales.

Estudio algo que me gusta a medias porque ser artista no paga y me falta la dedicación para tratar de ser columnista o algo similar (aunque intento mejorar eso).

Me gustan las conversaciones serias, las comidas dulces y la gente honesta. Odio con toda la pasión de mi alma la analogía de “eres el huevo y tus jefes/profesores, la piedra” porque intentan convencerme de permanecer callada y no quiero.

Y, aunque intento parecer fuerte, estoy hecha de azúcar, lágrimas y pulpa de fruta.